FAIVOVICH & GOLDBERG




MESON DE FIERRO:
TOWARDS THE 
XXII CENTURY



Acrílico sobre lienzo, litografía, sonido
Meteorito de hierro IAB, 19 gr

NATURHISTORISCHES MUSEUM WIEN 2018-19
UNITED NATIONS OFFICE, VIENA 2019-22





El Mesón de Fierro es el primer meteorito hallado en América del que se tenga registro. Hito fabuloso para los pobladores originarios que atestiguaron su caída, ya en 1576 la colonia española daba cuenta de su existencia. Objeto ritualizado y documentado durante más de dos siglos, esta masa de 3 metros de largo desapareció misteriosamente en 1783 y, desde aquel entonces, un vibrante ecosistema cultural ha florecido en torno al espécimen.

A partir de la idea de que buscar puede ser mucho más interesante que encontrar, el dúo de artistas persigue los rastros narratológicos y documentales que esta mítica presencia de origen cósmico ha dejado en nuestro planeta, siguiendo su estela a través de instituciones, archivos y colecciones. Fue en 2017 que Faivovich & Goldberg lograron dar con un fragmento férrico de 19 gramos en los anaqueles del acervo meteorítico del Museo de Historia Natural de Viena [NHM]. Mediante un largo proceso de investigación transdisciplinar del que fueron artífices, pudo establecerse un principio hipotético de relación directa entre el fragmento y el Mesón de Fierro. La diminuta pieza, clasificada desde inicios del siglo XIX con el nombre de A-18, fue presentada el año siguiente en la exposición Auf der Suche nach Mesón de Fierro dentro de las históricas salas de minerales del NHM, acompañada, entre otros elementos, por una pintura a escala 1:1 del meteorito desaparecido. Este retrato de aquello que no puede ser visto, producido por el dúo de artistas en 2011, es en parte una invocación al redescubrimiento del Mesón y en parte producto de la mutación alquímica entre una forma de inteligencia y otra.
Los sistemas referenciales que anidan en el gesto de la exhibición sugieren respuestas a misterios antiguos, ingresando al presente para influenciar los futuros desperdigados en él. Faivovich & Goldberg suscitan argumentos y contraargumentos, historias y polémicas. Poniendo a prueba la validez del pensamiento especulativo frente a las burocracias de la racionalidad espacial, la pintura del Mesón de Fierro emigró posteriormente a la rotunda central de las Naciones Unidas en Viena. En ocasión de la presentación, se celebró Mesón de Fierro: Towards the XXII Century, un foro de debate entre artistas, curadores, científicos y diplomáticos que permitió profundizar el acercamiento a ideas tales como el advenimiento del Antropoceno, la comunión con lo no-humano, las interacciones entre los ecosistemas terrestres y el espacio exterior y el contraste entre el tiempo humano y el tiempo cósmico, revelando la conexión que subyace entre nuestros esfuerzos terrenales y la distancia no-humana de narraciones y futuros insondables.