FAIVOVICH & GOLDBERG




THE WEGHT 
OF UNCERTAINTY




Cartas, video
Masa de hierro, 3544 kg


DOCUMENTA 13, KASSEL 2012





  En enero de 2010 y Faivovich & Goldberg fueron comisionados por documenta para desplazar temporalmente el meteorito El Chaco desde Campo del Cielo hasta Kassel, con el fin de que fuera exhibido frente al Museo Fridericianum durante los 100 días que durara la exposición. Presentado como “el segundo meteorito más grande de la Tierra y el objeto extraterrestre más pesado que alguna vez se haya transportado”, la retórica en torno al traslado físico del espécimen evocaba también lo inconmensurable de su recorrido astral y su sobrecogedora antigüedad.

  Lo que siguió fue un proceso de dos años en el que se involucraron diversas instituciones de Argentina y Alemania bajo estricta confidencialidad, una muestra exitosa de la misma “ingeniería institucional” vehiculizada por los artistas y que les había permitido reunir las dos mitades del meteorito El Taco en la ciudad de Frankfurt. El 29 de diciembre de 2011 tuvo lugar una sesión especial en la Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco, de más de tres horas de duración, dedicada íntegramente a debatir la propuesta de traslado. Luego de que el recinto aprobara el proyecto de ley, arrimando El Chaco en Kassel a un horizonte tangible de concreción que parecía inapelable, una multiplicidad de voces entre antropólogos, artistas, representantes de comunidades originarias, periodistas y políticos, se trenzó en un arduo debate público en torno al préstamo del meteorito. Con la incertidumbre inflamándose más allá de cualquier expectativa, la polémica finalmente encontró su término en enero de 2012, cuando Faivovich & Goldberg se vieron obligados a  retirar su propuesta original. Así, El Chaco en Kassel dejó de existir como proyecto para abrirle paso a the weight of uncertainty.
  Ubicada en Friedrichsplatz durante documenta 13, los artistas instalaron una masa cúbica de hierro que en su peso reflejaba la diferencia entre los únicos dos pesajes conocidos de El Chaco -registrado uno en 1980 y el otro en 1990-: 3.6 toneladas. En el interior del Fridericianum exhibieron una selección de cuatro cartas que expresaban posturas divergentes respecto al traslado del meteorito, además de un video de 12 minutos que registra su primer encuentro con el espécimen, en 2006.

  the weight of uncertainty terminó siendo definida no solo mediante la carga de inversión contenida en su cualidad de “proyecto no realizado” -hecho que habilita el florecimiento de un sinfín de líneas especulativas en torno al aparente vacío que deja la inconcreción-, sino como acervo de discursividades e intereses en conflicto: un archivo de lo político en acción, arbitrado con imparcialidad atroz por un meteorito.

  ¿Quién está mejor capacitado para interpretar la voz de las cosas sin voz? El Chaco, junto a varios otros colosales ejemplares extraídos de Campo del Cielo, atraviesan desde hace miles de años un proceso de culturización que sepulta la enigmática voz objetual bajo capas de interpretaciones humanas. Si El Chaco en Kassel se proponía borrar las líneas políticas sobre la cuestión planetaria desde una perspectiva humanista, el intento por mover el meteorito terminó reforzando el trazo visible de esas mismas líneas, grabadas originalmente por herencias y traumas históricos, pero también por visiones milagrosas y misteriosas resonancias.